Portavoces de sí mismos

Las redes sociales son el vehículo preferido por los deportistas de todo el mundo para vincularse con millones de fanáticos que endiosan sus comportamientos.

Vidal muestra sus vacaciones en Grecia y Montecarlo junto a su familia y amigos. Medel transmite su matrimonio y luego destroza a un analista político por criticarle el vestuario para su boda. Alexis presenta su noviazgo con la actriz Mayte Rodríguez. Pinilla anuncia su acuerdo con la U…

Todos suman miles de likes y otros tantos miles de retuiteos. Aumentan su popularidad y, por cierto, el valor comercial de la marca que constituyen en sí mismos. Son sus propios portavoces. Dicen lo que quieren. Sin filtro, sin un encargado de prensa atrás. Sólo emojis para ilustrar su sentir.

Las redes sociales son el vehículo preferido por los deportistas de todo el mundo para vincularse con millones de fanáticos que endiosan sus comportamientos. Los suman a su intimidad. La prensa pierde espacio en ese rol. Y los jefes de los clubes también. En Twitter, Instagram y Facebook no hay lugar para la crítica ni el control. La palabra de la estrella de turno es ley. “Podría no dar una entrevista nunca más. Y no pasaría nada”, llegó a decir Piqué a finales del año pasado. En este negocio todo es cancha.



Seguir leyendo