Habilidades para un mundo impredecible

Para los profesionales será imprescindible recorrer y trabajar en diversos países, para entender las diferentes personas y ajustarse a ese mundo dinámico.

Priorizar el enfoque de habilidades de alumnos exclusivamente en memorización y datos es una mirada que no logrará satisfacer las múltiples necesidades de la vida actual.

Hoy se requiere más bien desarrollar un pensamiento crítico y el trabajo colaborativo, resalta Roberto Araya, experto del Centro de Investigación Avanzada en Educación de la U. de Chile y doctor en Ingeniería de la U. de California, Los Ángeles. “Dentro de cinco a seis años el proceso de automatización será mucho más intenso que hoy. La vida será más eléctrica y autónoma”, agrega.

Ese fenómeno influirá en una demanda más alta en empleos ligados a la informática y lo mismo con empleos relacionados con big data stock y la robótica.

La big data stock se vincula con el trabajo y análisis de datos a partir del uso e interacciones de datos que se realizan en internet. Análisis para el cual se necesita especialización. En el caso de la robótica, muchos robots reemplazarán al trabajo humano, pero se requerirá de personas que diseñen y construyan estos nuevos robots.

Las dinámicas laborales de los profesionales actuales también son diferentes. Eso, porque la duración promedio en un trabajo es tres años, dice Araya, lo que demanda tener constantemente nuevos conocimientos.

También se aprecia la desaparición de las habilidades físicas en el trabajo, agrega, como arar o acarrear cosas, que son reemplazadas por el uso de máquinas. “Se mecaniza la agricultura, la minería, entre otras”. Ese nuevo escenario requiere flexibilidad para adaptarse. Y se necesita, además, manejar información para predecir tendencias. Además, dice Araya, de mucho más trabajo en equipo y estar conectado con todas partes del mundo.

Por eso, para los profesionales será imprescindible recorrer y trabajar en diversos países, para entender las diferentes personas y ajustarse a ese mundo dinámico.

“Las universidades estamos al debe en ese sentido. Hoy se requiere que los estudiantes tengan un semestre o un año en otro país, no sólo para conocer otro idioma, sino culturas. Aparte del conocimiento, se requiere estar más preparado para un mundo dinámico e impredecible”, explica el investigador.

Seguir leyendo